Los soldados an√≥nimos del fotoperiodismo toman Perpi√Ī√°n

El cambio se materializ√≥ durante el verano de 2005. Cuatro bombas estallaron en los transportes p√ļblicos de Londres, cobr√°ndose 56 muertos y 700 heridos. Tres de ellas lo hicieron dentro del metro londinense, de imposible acceso para los medios que deseaban dar cuenta de este tr√°gico acontecimiento. Fue entonces cuando la BBC tuvo una idea innovadora: hacer un llamamiento a ciudadanos an√≥nimos que hubieran presenciado los hechos y fueran susceptibles de sustituir a los periodistas por un d√≠a. ‚ÄúQueremos que se√°is nuestros ojos‚ÄĚ, rezaba el reclamo con el que la cadena solicit√≥ testimonios. En pocas horas, m√°s de mil personas mandaron sus fotos, tomadas con m√≥viles y c√°maras digitales. A la ma√Īana siguiente, algunas de esas im√°genes terminaron, por primera vez en su historia, en la portada de The New York Times y The Washington Post.Sin saberlo, esos ciudadanos actuaron como enviados especiales a ese oscuro t√ļnel de evacuaci√≥n. Algo iba a cambiar para siempre en el fotoperiodismo. O, por lo menos, eso se proclam√≥ entonces. Una situaci√≥n que el 26¬ļ festival Visa pour l‚ÄôImage, en Perpi√Ī√°n, analiza estos d√≠as.

Imagen del tsunami en Tailandia en 2004, tomada por un aficionado.

Fuente:¬†Los soldados an√≥nimos del fotoperiodismo toman Perpi√Ī√°n | Actualidad | EL PA√ćS.

Lunes, 1 de septiembre de 2014

Soldados con c√°mara | EL PA√ćS

Manu Brabo¬†se fue a la primavera √°rabe de T√ļnez con 1.000 euros que le dej√≥ su madre.

Para Samuel Aranda todo empez√≥ fotografiando “las injusticias que ve√≠a” en Santa Coloma de Gramenet, la localidad barcelonesa donde naci√≥ en 1979. “Adem√°s, los peri√≥dicos me pagaban por hacer lo que me gustaba”. Hoy, Aranda trabaja para The New York Times, hace dos a√Īos fue galardonado con el World Press Photo, el premio m√°s prestigioso, por la imagen de una madre con velo isl√°mico, F√°tima, consolando a su hijo Said, herido en una manifestaci√≥n en San√° (Yemen) de la primavera √°rabe. Este fotoperiodista y su instant√°nea sirven de arranque para No me llames fot√≥grafo de guerra, documental de producci√≥n propia que estrena el mi√©rcoles 9 Canal + (dial 1, 22.30).

El World Press Photo le abri√≥ a Aranda “puertas que antes no pod√≠a imaginar, como las fundaciones y museos”. Una de las claves de su buen hacer est√° “en que es capaz de conectar con la gente”, destaca su editor gr√°fico en The New York Times, David Furst. Aranda es uno de los fotoperiodistas de Espa√Īa que triunfan en grandes medios internacionales. “Es una l√°stima que tengan que irse al extranjero”, lamenta el director de fotograf√≠a de AP, Santiago Lyon. “Las razones no son econ√≥micas. Hay dinero, mira cu√°ntos periodistas env√≠an los medios al Mundial. Es una cuesti√≥n de prioridad informativa”, apunta la fot√≥grafa Sandra Balsells, premio Ortega y Gasset en 2006.

Fuente:¬†Soldados con c√°mara | Televisi√≥n | EL PA√ćS.

Lunes, 25 de agosto de 2014

Outcry and Confrontation in Ferguson – NYTimes.com

Excelente presentación de un fotorreportaje en el New York Times.

 Outcry and Confrontation in Ferguson

Anger swelled in the St. Louis suburb after Michael Brown, an unarmed black teenager, was shot by a police officer.

 

Outcry and Confrontation

S√°bado, 23 de agosto de 2014

El #25S, seg√ļn Tim

El #25S, seg√ļn Tim

A sus 26 a√Īos, es un hombre pegado a una c√°mara desde hace poco m√°s de 12 meses, cuando el movimiento Occupy floreci√≥ en EE UU. Es serio, tremendamente pragm√°tico y no le falta amor propio. Hijo de un bombero y de una vendedora de coches, empez√≥ a ganar dinero a los 18 a√Īos. Ha trabajado rodando v√≠deos de skate para marcas deportivas, en aeropuertos o recaudando fondos para ONG. Un d√≠a vio un v√≠deo de Occupy Wall Street en el que varios polic√≠as arrastraban a un hombre esposado. Le sangraban las manos.

– T√≠o, parece muy fuerte, ¬Ņvas a ir?, le dijo su hermano.

РSí, voy a ver qué está pasando.

Se subi√≥ a un autob√ļs en Chicago y se plant√≥ en Nueva York con un poco de ropa y sus smartphones. ‚ÄúPronto me di cuenta de que ten√≠a que conseguir retransmitir en directo‚ÄĚ, dice. Adem√°s de grabar, Tim pone voz a lo que ve. Su estilo es distanciado, como har√≠a un locutor con experiencia. ‚ÄúIntento no tomar partido, lo que me ha costado m√°s de un enfrentamiento con activistas que consideran que los periodistas independientes solo podemos contar cosas que beneficien a los manifestantes‚ÄĚ.

Sus retransmisiones empezaron a popularizarse. ‚ÄúDe ocho a 70 seguidores, despu√©s 200, 2.000, 26.000‚Ķ‚ÄĚ. Su cuenta en Twitter (@timcast) cuenta con 24.000 seguidores y sus retrasmisiones acumulan millones de visionados. Su r√©cord de audiencia lo marc√≥ el 17 de noviembre de 2011, con 750.000 espectadores simult√°neos. ‚ÄúAljazeera o The New York Times han utilizado mis v√≠deos‚ÄĚ, dice. La revista Time, que el a√Īo pasado nombr√≥ persona del a√Īo a los manifestantes, le eligi√≥ como uno de los 100 exponentes de la categor√≠a y le dedicaron un reportaje.

El pasado 16 de septiembre, Tim vio que en las redes sociales se coc√≠a una nueva convocatoria en Madrid. Y decidi√≥ hacer su segunda incursi√≥n internacional (tambi√©n cubri√≥ las protestas estudiantiles de Canad√°). El pasado martes, asisti√≥ a la protesta ‚ÄėRodea el Congreso‚Äô encaramado a una de a las torres que se dispusieron en Neptuno y obtuvo dos buenos v√≠deos: La polic√≠a ataca a los manifestantes en Madrid, con 57.000 visionados, y Hombre seriamente herido por la polic√≠a espa√Īola en Madrid, 6.500 visionados.

Fuente:¬†El #25S, seg√ļn Tim | Madrid | EL PA√ćS.

Jueves, 7 de agosto de 2014

Photographing on the Ground in Gaza

Conocer de primera mano c√≥mo trabajan los mejores…

Sergey Ponomarev, 33, is a freelance photographer covering the conflict in Gaza on assignment for The New York Times. He grew up in Moscow and Ireland and has previously worked for The Associated Press. He spoke to James Estrin from Gaza City on Saturday evening.

“I went straight to Rafah and stayed almost a week there at the home of a local photographer.

It was a war routine. You leave early in the morning to see the houses destroyed the night before. Then you go to funerals, then to the hospital because more injured people arrive, and in the evening you go back to see more destroyed houses.

It was the same thing every day, just switching between Rafah and Khan Younis. One morning we woke up quite early from a huge explosion nearby and the neighboring house was destroyed. A day later I moved to Gaza because Tyler was leaving and I had to replace him here”.

Photographing on the Ground in Gaza copy

Fuente: Photographing on the Ground in Gaza.

Martes, 29 de julio de 2014 Sin comentarios

Hipstamatic: too hip for photojournalism? – Correspondent

Hipstamatic: too hip for photojournalism? – Correspondent.

Patrick did what he could, and then he switched to ‚ÄėPlan B‚Äô.

‚ÄúMy girlfriend gave me an iPhone 5 for Christmas and I had been playing with the photo apps just for fun, and sharing the results on my Facebook page. I‚Äôm keenly aware of the controversy about using them in a pro context, and I‚Äôve been reluctant to do so. But faced with the frustration of not being able to of working freely, I didn‚Äôt hesitate.‚ÄĚ

Hipstamatic, one of the most popular photo apps on iPhone, offers a range of film-like effects (official motto: “digital photography never looked so analog”). But unlike photo-driven platform Instagram, it requires users to set the filters before the shots are taken.

‚ÄúPhotographers write with light,‚ÄĚ Patrick said, explaining his choice. ‚ÄúBecause I couldn‚Äôt do that ‚Äď i.e. I had no control over the aperture of my smartphone ‚Äď I decided to ‚Äėwrite‚Äô with Hipstamatic. Whatever one says about the results, I have to say: it was fun.‚ÄĚ

A picture taken with an iPhone using Hipstamatic shows Iraqi youth standing next to a Chevrolet Corvette from the 1970s during the Friday motor show in Baghdad's district of Al-Jadriya on February 8, 2013.

 

Jueves, 26 de junio de 2014

Sofía Moro. La retratista de la memoria | Fotorrelato

“Las ‘buenas’ fotograf√≠as son las que nos son √ļtiles para contar una historia. Las fotograf√≠as de un reportaje deben formar un relato visual n√≠tido y comprensible, que ordene y dote de sentido gr√°fico la realidad a la que la fotograf√≠a te enfrenta. Se trata de interpretar esta realidad con las herramientas que el fot√≥grafo conoce bien. La fotograf√≠a, pues, no es la realidad en s√≠, sino una interpretaci√≥n visual √ļnica y personal√≠sima de esa realidad”.

Moro ha compaginado su trabajo para medios como El Pa√≠s Semanal, Vanity Fair o Vogue, con proyectos m√°s personales, como ‘Ellos y nosotros’, que deriva en un libro hom√≥nimo donde recoge las fotograf√≠as e historias de veteranos de la Guerra Civil Espa√Īola.

Fuente:¬†Sof√≠a Moro. La retratista de la memoria | Fotorrelato | Planeta Futuro | EL PA√ćS.

 

S√°bado, 7 de junio de 2014

La fotografía de la Primera Guerra Mundial: Los otros disparos

La fotografía estalló en las trincheras, donde millones de soldados documentaron su rutina, camaradería y brutal experiencia en sus álbumes privados de guerra.

Prendieron velas, entonaron canciones y los soldados alemanes invitaron a los brit√°nicos de las trincheras enemigas a acercarse. El combate se detuvo un d√≠a. En tierra de nadie, los adversarios intercambiaron felicitaciones y tabaco, se sacaron fotos. Esas im√°genes, ni heroicas ni triunfalistas, descubrieron el lado m√°s descorazonador y noble del conflicto: los rostros de esos j√≥venes que pasaban un buen rato juntos y que, sin embargo, estaban ah√≠ para matarse. Aquellas instant√°neas fueron la prueba irrefutable de que la m√≠tica tregua de la Nochebuena de 1914 realmente se celebr√≥. Los Gobiernos no pudieron negarlo y comprendieron r√°pidamente que el control sobre las c√°maras de la tropa deb√≠a ser a√ļn m√°s f√©rreo. ‚ÄúEsos suvenires personales acabaron en las p√°ginas de la prensa internacional y el Gobierno decidi√≥ estrechar la censura‚ÄĚ, dice Hilary Roberts, conservadora jefe de fotograf√≠a en el Imperial War Museum de Londres.

Fuente:¬†La fotograf√≠a de la Primera Guerra Mundial: Los otros disparos | Babelia | EL PA√ćS.

 

Martes, 27 de mayo de 2014

Firecracker

Firecracker is platform dedicated to supporting european women photographers.

 

 

 

 

 

 

 

Despite many fantastic women working with photographic media, the industry continues to be dominated by male counterparts.

Firecracker assists the promotion of women photographers by showcasing their work in a series of monthly online gallery features. Photographers are brought to our attention via a network of industry professionals and guest curator spots from high profile individuals.

Firecracker also aims to close the gap between practicioners and professionals by hosting regular photographic events and networking opportunities.

In 2012 the annual Firecracker Photographic Grant was launched to assist a woman photographer born or residing in Europe with the completion of a documentary photographic project.

Martes, 15 de abril de 2014

Kong Nyong, el ni√Īo que sobrevivi√≥ al buitre – N√ļmero f

Jo√£o Silva, quien acompa√Ī√≥ a Carter a¬†Sud√°n, dio su versi√≥n en una entrevista con el escritor y periodista¬†Akio Fujiwara, que el japon√©s public√≥ en su libro¬†Ehagaki ni sareta shŇćnen¬†-El ni√Īo que se convirti√≥ en postal-.

Seg√ļn Silva, √©l y Carter viajaron a Sud√°n con la¬†O.N.U.¬†y aterrizaron en la zona sur de Sud√°n el¬†11 de marzo¬†de¬†1993. El personal de Naciones Unidas les dijo que despegar√≠an de nuevo en unos 30 minutos (el tiempo necesario para distribuir la comida), as√≠ que deambularon para hacer algunas fotos. Personal de Naciones Unidas comenz√≥ a distribuir ma√≠z y las mujeres del poblado salieron de sus chozas de madera hacia el avi√≥n. Silva fue a buscar¬†guerrilleros, mientras que Carter no se alej√≥ m√°s que unos pocos metros del avi√≥n.

Carter estaba bastante sorprendido, puesto que era la primera vez que ve√≠a una situaci√≥n real de hambruna, por lo que hizo muchas fotos de ni√Īos hambrientos. Silva comenz√≥ tambi√©n a tomar fotograf√≠as de ni√Īos en el suelo, como llorando, que no se publicaron. Los padres de los ni√Īos estaban ocupados recogiendo la comida del avi√≥n, por lo que se hab√≠an desentendido de momento de los ni√Īos. Esta era la situaci√≥n de la foto hecha por Carter. Un buitre se pos√≥ detr√°s. Para meterlos a ambos en cuadro, Carter se acerc√≥ muy despacio para no asustar al buitre, e hizo la foto desde unos 10 metros. Hizo algunas tomas m√°s y el buitre se fue.

Más información en la maravillosa Wikipedia

http://es.wikipedia.org/wiki/Kevin_Carter#cite_note-0

 

v√≠a Kong Nyong, el ni√Īo que sobrevivi√≥ al buitre – N√ļmero f.

Martes, 15 de abril de 2014